¿Puede El Omega-3 Librarlo De Lesión Cerebral?

Blog invitado por Designs for Health

Un nuevo estudio demuestra que la suplementación con omega-3 atenúa la activación de las células microgliales y la respuesta inflamatoria por lesiones cerebrales traumáticas

El tratamiento de las concusiones y las lesiones cerebrales traumáticas (LCT) es un desafío clínico. Los tratamientos médicos para los síntomas posteriores a la concusión han consistido principalmente en opiáceos para dolores de cabeza, antidepresivos, anti-náuseas, anti-vértigo, estimulantes y otros medicamentos para aumentar los niveles de neurotransmisores.

Se ha demostrado que las fuerzas traumáticas involucradas en la concusión cerebral, en aquellas personas con síndrome post-concusión, dan como resultado una disminución del uso de la glucosa por parte del cerebro y en cambios del flujo sanguíneo cerebral.

Investigaciones anteriores apoyan el tratamiento temprano con dosis altas de ácidos grasos omega-3 que mejorarán la recuperación de la lesión cerebral traumática. Se han documentado los efectos antioxidantes y anti-inflamatorios de los omega-3 y su regulación de las vías inflamatorias; sin embargo, sus efectos sobre la activación microglial inducida por las LCT y la neuro-inflamación no han sido investigados.

En un estudio publicado en el  Journal of Neuroinflammation, los investigadores demostraron que la  suplementación con omega-3 inhibía la activación de las células microgliales inducida por las LCT y los factores inflamatorios secundarios (TNF-α, IL-6), disminuía el edema cerebral, reducía el apoptosis neuronal y mejoraba la función neurológica en un modelo animal experimental.

Este estudio mostró que la inflamación inducida por la microglia fue significativamente mayor después de las LCT, las cuales se asocian con el hinchamiento cerebral y con déficits neurológicos. Después de la administración de suplementos de ácidos grasos omega-3, se inhibió la activación microglial y hubo una disminución de los factores inflamatorios inducidos por las LCT. El cerebro necesita ser saturado con altas dosis de estos para que se cure. Si estos individuos no tienen un suministro óptimo de EPA y DHA, la curación probablemente se verá afectada. Por otro lado, no hay ningún impacto negativo cuando los pacientes tienen una nutrición óptima para recuperar la mayor función posible.

Consideraciones adicionales sobre los nutrientes

La Glicerilfosforilcolina (GPC) es una forma de colina que ha demostrado ser capaz de proteger y reparar las células cerebrales dañadas1. Se ha utilizado para ayudar a prevenir el daño a las células cerebrales después de que el flujo sanguíneo (y por lo tanto también el oxígeno), se haya cortado a esas células. La GPC también apoya la capacidad del cerebro para recuperarse después de lesiones cerebrales traumáticas y ayuda a reducir los síntomas asociados con la concusión y el síndrome post-concusión.

En un estudio, 23 pacientes que sufrieron concusiones y contusiones cerebrales recibieron GPC durante un período de tres meses. Al final del estudio, el 96% de las facultades mentales de los pacientes habían mejorado significativamente.2

Otros nutrientes que ayudan al cerebro y que se deben considerar, incluyen los siguientes: acetil-l-carnitina, inositol, fosfatidilserina , aceite de krill y el aceite MCT .

Esta es una de las muchas cosas que aprenderá en el próximo seminario “Building A Healthy Brain for An Enhanced Life“.

Por Michael Jurgelewicz, DC, DACBN, DCBCN, CNS

Fuente: Chen X. et al. Omega-3 polyunsaturated fatty acid supplementation attenuates microglial-induced inflammation by inhibiting the HMGB1/TLR4/NF-κB pathway following experimental traumatic brain injury. Journal of Neuroinflammation 2017. 14:143. 24 July 2017 doi.org/10.1186/s12974-017-0917-3

Referencias Adicionales:

  1. Kidd PM; GPC (GlyceroPhosphoCholine), Ortho-Nutraceutical for Active Living and Healthy Aging. January 2004.
  2. Mandat T, et al. A preliminary evaluation of risk and efficacy of early choline alphoscerate treatment in craniocerebral injury. Neurol Neurochir Pol; 2003;37:1231-1238.