chialage

La regla №1: ¡prohibido lloriquear!

Una de las cosas por las cuales a menudo me felicitan es mi relación con mi hija.

krystal

Oigo comentarios como: “Ojalá tuviera un padre como tú”. Aprecio esas reacciones más que cualquiera de los medallistas olímpicos y poseedores de los récords mundiales que jamás he entrenado.

A menudo la gente me pregunta: “¿Qué crees que has hecho de especial? Es tan independiente y decidida”. Una de las cosas que hice era enseñarle la regla número 1 desde muy pequeñita: prohibido lloriquear y quejarse. A los dos años de edad ya se la sabía de memoria. Si se quejaba sobre algo, le pedía recordarme la regla número 1. Después de 8 semanas de aprendizaje, ya le quedó claro por toda la vida que es responsable por sus acciones y su comportamiento. En uno de mis libros favoritos, The Compassionate Samurai de Brian Klemmer, el autor enfatiza este principio constantemente.

Sin embargo, este principio no es muy conocido o no se aplica muy a menudo. No deja de fascinarme la cantidad de lamentos y lloriqueos en las redes sociales. Un ejemplo del típico comentario estúpido:

¿Y qué pasa con la genética? Sólo los grandotes pueden llegar a tener los brazos grandes

¡A la mierda!

Si preguntamos a Paul Carter, Boyer Coe, Nick Mitchell, Charles Glass o cualquiera de aquellos que de niños eran delgaditos, y LUEGO obtuvieron brazos grandes, estarán de acuerdo con esta afirmación: la mayor diferencia entre los flacos y los grandes no es ni doping ni genética, son las siguientes cuatro cosas:

1

Los que tienen los brazos grandes, de niños eran flacos y esto no les gustaba.

Esta es la razón por la cual obtuvieron los brazos grandes: decidieron hacer algo con su condición. No se lamentaban, no lloriqueaban. Simplemente trabajaban. Todos ellos admiraban a los hombres con los brazos grandes. Arnold quería ser como Reg Park, yo quería tomar el papel de Tarzán cuando se jubilara. No lamentarse, no lloriquear; callar y trabajar.

Obtener los brazos grandes me ayudaría a sustituir a Tarzán cuando se jubilara.
Obtener los brazos grandes me ayudaría a sustituir a Tarzán cuando se jubilara.
2

Los chicos con los brazos grandes son aquellos que hacen las repeticiones que los chicos flacos no quieren aguantar.

Los hombres flacos hacen 8 repeticiones con una carga de 15 R.M. Los hombres grandes hacen las mismas repeticiones con una carga de 7 R.M. Ni quejas, ni lloriqueos. Hoy es hoy. Mañana puede no llegar nunca. En mi vida vi a mucha gente entrenando. El par de brazos más grandes que jamás había visto en el cuerpo humano era el de Lee Priest y de Robbie Robinson. Adivine qué tenían en común: capacidad de trabajo.

A decir verdad, son los hombres que hacían la mayor cantidad de trabajo en un período de tiempo más corto y con unas cargas impresionantes. Lo mismo se puede decir de Larry Scott. Ni lamentos ni lloriqueos, busque cómo se mentaliza para entrenar. Es una joya. Y no, no voy a dar los enlaces, tome la responsabilidad de buscarlo, entonces lo va a apreciar de verdad. La mentalidad de crecimiento es primordial.

 

 

3

El que tiene los brazos grandes busca lo que funciona en su caso en concreto.

La metodología más adecuada tiene mucho que ver con el perfil de neurotransmisores. Aumenté el tamaño de mis brazos de unos patéticos 24,7 cm a unos 49,8 cm utilizando MUCHOS levantamientos pesados de 1 y 2 repeticiones. Me llevó 19 años conseguirlo, más o menos lo mismo que les llevó a Brooks Kubik, Roger Estep y Doug Hepburn. Ni quejas ni lloriqueos. Experimente hasta encontrar su punto correcto. ¿Es su brachialis demasiado débil y pequeño?

¿Estoy diciendo que esto es la mejor forma de tener brazos grandes para todo el mundo? No. Para algunos hacer muchas repeticiones funciona muy bien, pero no para mi. Solo estoy diciendo que cada uno tiene que encontrar lo que es mejor en su caso en concreto. Ni quejas ni lloriqueos.

 

Franco Columbu me inspiró a utilizar cargas pesadas para construir mis brazos.
Franco Columbu me inspiró a utilizar cargas pesadas para construir mis brazos.
4

Por cada 2,5 cm de brazo hay que ganar de 5,4 a 6,8 kilos de peso sólido.

Por eso también hay que hacer sentadillas, pesos muertos, remos y presses con cargas decentes. ¿No le convence? Lea sobre Jachère Arm Training. ¿No consigue ganar tamaño de brazos? Quizás tiene que hacer power snatches. Es una de muchas formas no-ortodoxas de incrementar el tamaño de bíceps y la fuerza. Todos mis amigos con los brazos grandes son fuertes en todos los aspectos, por ejemplo Christian Thibaudeau y Juan Carlos Simo. O como dice Mathieu Boulé, mi amigo y excelente médico: «El que no consigue nada, es el que más se queja».

Ni quejas ni lloriqueos.

¡A hacerlo!

Coach Charles R. Poliquin.